Atacama: Estación de Ferrocarriles de Copiapó

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

ESTACION DE FERROCARRILES DE COPIAPO

escrito por Vidal Naveas Droguett

Sin título

A veces por respeto a algunas personas, por respeto a su trabajo, a su trayectoria, hemos de guardar silencio y callar nuestras ideas.
Siempre estoy investigando si este señor dijo la verdad, si está segurvidalo de lo que dice, si de lo que afirma tiene sustento.
Como investigador de historia, no pretendo derribar lo que otros talentosos realizaron.
La investigación es una actividad compleja, es luchar contra la adversidad, contra el desconocimiento, contra una idea centralizada – muchas veces sin las herramientas primordiales – como libros, fotos, mapas, documentos, testimonio oral o recuerdo de algún ser que haya sido testigo de alguna situación concerniente.26814463_2051625808187508_9132979666128446067_n

Invito a un debate sobre:

LA ESTACION DE FERROCARRILES DE COPIAPO

interior

¿Hasta qué punto es creíble que, la estación ferroviaria de Copiapó, esa que todos conocemos, haya sido el verdadero lugar donde llegó el primer tren a la capital de Atacama?
Interesante punto. ¿O no?
La casona que hoy conocemos como Casa de los Empleados del Ferrocarril, Monumento Nacional, Decreto Supremo N° 7817 del 29 de octubre de 1981, ubicada en la Alameda Matta N° 250- 270, ¿Qué fue anteriormente? ¿Una vivienda? ¿La casa donde trabajaban los empleados?
¿Porque una arquitectura tan exquisita pudo ser la casa de los empleados? ¿Porque sus ventanas son tan grandes y sus puertas tan amplias? (¡Tiene dos puertas de hojas batientes!)
¿Porque en la cúspide tiene un campanario?
¿Para que servía el campanario en la antigüedad?
¿Qué casas tenían campanarios?
Don Paul Treutler, autor del libro “Andanzas de un alemán en Chile”, muestra un grabado muy interesante y relata en otra página, lo siguiente:
“Como un hilito veíamos también desde nuestro mirador la línea férrea que salía de la estación, situada debajo de nosotros, se extendía primero a través de campos y huertos y seguía por un mar de arena, hasta terminar en Caldera”.

“En la estación se podía observar una gran cantidad de montículos de minerales de plata oro y cobre, que eran los depósitos de los dueños de minas y compradores de minerales, cuyas sucursales se hallaban en el recinto de la estación. Siempre reinaba en ese sector gran animación, pues llegaban largas tropas de mulas, cargadas con minerales que bajaban por las empinadas faldas de los cerros, y por otra, llegaban también grandes filas de carretones con metales, en tanto que muchos obreros se afanaban en la carga de carros del ferrocarril, a fin de despacharlos a Caldera”.
“Una hermosa alameda formada por álamos italianos se extendía frente a la estación, desde un cordón de las montañas al otro a través del valle. Era un paseo público donde tocaba los domingos la banda militar y los habitantes buscaban refresco a la sombra de los árboles.
Desde es esta alameda se extendía la parte principal de la ciudad hacia el Oriente en cuatro calles rectas y paralelas… “
En la siguiente foto está un comentario de un diario regional del año 1890, y dice:
-CARRUSEL- Frente a la antigua estación del ferrocarril, en el Paseo O’Higgins y entre el monumento de éste y el del Atacama, existe una plazoleta que quedaría bien adornada con un carrusel. Este pronto reembolsaría a la municipalidad sin costo y con una tarifa muy baja.

26910623_2051622041521218_976711198113271748_o
Los niños tendrían allí un decente lugar de entretención y el Paseo O’Higgins ganaría notablemente.
Hacemos esta indicación, a fin de que se la estudie y realice una vez que se crea oportuno.
En la otra foto, el Decreto para la creación de un Paseo Público, y donde la Municipalidad de Copiapó dispuso establecer una Alameda al Oriente del Ferrocarril.