Desierto y Poesía.Un Museo de la Naturaleza

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

FB_IMG_1504802400484

Escrito por Vidal Naveas Droguett

OBSERVACIONES Y MENCIONES SOBRE EL DESIERTO

La poeta e historiadora de Caldera, Sofía Sayago Siggelkow en su libro Crónicas del Desierto, dice:
“Así es el despoblado. Un museo de la naturaleza que, aunque cargado de fósiles, de piedras fascinantes, de sequedad, está por otro lado inmensamente vivo. Tiene guanacos cóndores, pumas, lagartos llamas, insectos, pueblos como islas en la arena, con gentes que lo aman; enormes cantidades de agua en su subsuelo, y a veces cuando llueve – aunque parezca increíble – millones de semillas que no han muerto florecen milagrosamente; y una pradera de todos colores estalla sobre la arena y se pone a temblar bajo el viento para recordarnos que el desierto constituye la más grande reserva de nuestro país”.