Educación para la vida

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

EDUARDO ESCALANTE, Laguna Verde 2016

Eso no hacíamos en la escuela
era otro idioma el que aprendíamos
el idioma que descifra el número de patas que tiene un gato
o si la cola va delante del perro o detrás
o si el caballo puede ser soltero
mientras tanto vivíamos y era gratis
nadie sabía el idioma que hablábamos
más cercano a lo escrito por Shakespeare y Cervantes
¿quién, enloquecido por los celos mató a su esposa?
¿qué bruja de Escocia sabía que llevaba Algo malvado?
¿quién es el amo que azota a un pobre servidor por codicia?
¿quién hace del fracaso un escalón a la gloria?
aunque no explica cuántas patas tiene un gato.
espero que ese otro idioma ayude a no tirar al baño al canario
y jalar la cadena pensando que eso es bueno
Totoro (el perrito) se esconde sabe que soy un genio
porque sé de algo que no es el ALGO del otro idioma.
Espera un momento
tengo que cederle la palabra al gato
está descontento con mis caricias
esto no lo aprendí del idioma
que descifra el número de patas que tiene un gato
pero no olvides si no lo aprendes
salvoconducto y pasaporte no tendrás.
La historia grande pasó ya por arriba de mí
me dejó la historia chica que es la que vivo
a esta altura en la que los límites se acortan.
aquí me tienes tratando de que los muelles
y las escaleras hablen, entretener a los días
grises en los que hasta las calles se aburren.
No era tanto lo que necesitaba para ser feliz
respiro mi algo en el cristal y escribo mi nombre.
Te cuento
en el día suspendo lo que escribo
troto unos kilómetros hasta la playa
como siempre firmo.
Los de ese otro idioma
no apreciaban mi autógrafo