Escuelas Cerradas

Consejeros Regionales llaman a visibilizar problema y buscar solución ante cierre de escuelas por gases contaminantes


Debate plantea soluciones políticas para cumplir con derechos fundamentales de los niños y niñas de Copiapó, sobre recibir educación y alimentación.

 

Liderada por el Presidente del Consejo Regional de Atacama, Javier Castillo y, en compañía de los Consejeros Fernando Ghiglino, Juan Santana y Rodrigo Rojas; se realizó una reunión para conocer la situación de los establecimientos educacionales cerrados temporalmente ante presencia de gases contaminantes, en qué condiciones se entrega la alimentación y la estabilidad laboral de las trabajadoras que preparan las comidas. En dicha instancia participó la Junaeb, el Daem, el sindicato de trabajadoras manipuladoras de alimentos, la empresa Soser, el alcalde de Copiapó y el Seremi del Trabajo.

En la ocasión, Javier Castillo, Presidente del CORE Atacama, explicó que “el Consejo Regional es una instancia política, donde están todos los partidos que representan los intereses de la ciudadanía. Acá hay una problemática que no podemos resolver según nuestras competencias, pero sí podemos ser garantes de abrir espacios de debates, de que se junten todas las partes y también ser garante de los acuerdos. Tenemos una situación compleja, generada por un dictamen de la Corte de Apelaciones que no tiene mayor movilidad para resolver pero existe un fundamento que compartimos y que es el derecho a la educación y el derecho de alimentación, algo que debe estar en primer lugar y que, bajo ningún punto de vista, vamos a cometer el error de judicializar esto sino que, en una instancia que es política, buscar las soluciones políticas para que los niños, efectivamente, sean la prioridad”, enfatizó la autoridad.

En este mismo sentido, el Consejero Fernando Ghiglino precisó que “se está demostrando realmente de dónde viene la problemática, o sea, acá hay una judicialización que se hizo a los colegios cuando el municipio está pidiendo que se levanten esas restricciones para que los alumnos puedan volver a clases (en sus escuelas y liceos) y que no se van a ocupar las cocinas, por lo que no habría ningún impedimento para que los colegios pudieran seguir funcionando. Hay una preocupación por parte de las manipuladoras, los docentes, los apoderados y creo que debe haber una voluntad política, en el sentido que, esta denuncia que hizo un sector político nos ha perjudicado más que buscar la solución”.

Mientras que, el alcalde de Copiapó, Marcos López, se mostró conforme con la reunión y comentó que

MANIPULADORAS DE ALIMENTOS

La preocupación sobre la estabilidad laboral, fue abordada por Isabel Hidalgo, Presidenta del Sindicato de Manipuladoras de Alimentos de Copiapó, quien también participó de la reunión con los Consejeros Regionales. En la oportunidad, señaló que “el cierre momentáneo de los 4 establecimientos educacionales de Copiapó nos ha afectado por los cambios de horarios, el exceso de trabajo, cuando hubo esta contingencia no se nos dijo en qué condiciones íbamos a trabajar por eso, una de las ideas era traer a la mesa de trabajo a la empresa, algo que ocurrió y que esperamos que se faciliten las cosas y que no se cambien unilateralmente. Nosotras, actualmente, estamos preparando los alimentos en Junaeb, en el Hogar Femenino, en un reducido espacio, y no con las mejores condiciones; en el Liceo de Música y en el Liceo Tecnológico, la condición de trabajo cambió, pero está nuestro compromiso”, indicó la representante de las 375 manipuladoras de Copiapó.

Son 2 mil raciones de alimentos que entrega la Junaeb en la comuna de Copiapó, mediante la empresa Soser a cargo del servicio donde trabajan las manipuladoras de alimentos. La directora de Junaeb Atacama, Claudia Alvayai, expresó que “como Junaeb hemos establecido un sistema de entrega de alimentación caliente a todos los establecimientos educacionales que están de alguna manera afectados por el problema de los gases. Estamos buscando alternativas que eviten el traslado de la alimentación de un establecimiento a otro, por eso esta reunión era de suma importancia porque permite que todos los actores que están involucrados conozcan el trabajo que ha realizado la Junta Nacional y además la empresa que tenemos contratada y el personal de las manipuladoras”.

Finalmente, la empresa Soser se comprometió a que, pese al cambio en la entrega del servicio y los costos asociados, no habrá despidos de ninguna manipuladora de alimentos.