Invitame a un Café: Armonía y Belleza en la Poesía Española de Sandra Sánchez

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

Sandra Sánchez

Se existiera un determinismo en los poetas, que previamente nos indicara quienes tienen posibilidades de triunfar en el futuro, vendría establecido por dos causas, la primera es la capacidad de trabajo del poeta insistiendo todos los días del año en escribir poesía, por más hándicaps e inconveniente que la persona pueda encontrar en su vida familiar, laboral y social. No es sencillo desprenderse de las influencias del entorno próximo, cambiar de mentalidad desdoblándose, coger la pluma con decisión para enfrentarse una vez más a la cuartilla en blanco; tiene que haber en el interior del ser una llamada muy poderosa, para seguir insistiendo en el día a día de la poesía. La segunda causa digamos que está relacionada con la belleza de sus poemas, un poema bello es un poema que posee concordancia, es armónico y suena gratamente al oído incluso cuando leemos en voz baja. La concordancia y también el ritmo, son dos elementos que vienen asociados al lenguaje del común de las gentes, si bien en el caso del poeta su dominio del lenguaje tiene que ser rotundo, debe impactar al lector, virtud que se le presupone a todo poeta que se precie de serlo. Pensemos que en poesía la palabra determina por sí misma y es significado y significante a la vez.

Es indudable que las dos causas se cumplen en la obra y en la figura de la poeta que nos ocupa, Sandra Sánchez, joven poeta española, dotada de una exquisita sensibilidad y fuertemente emotiva. Que disfruten de sus poemas.

Anselmo Ruiz.
Datos bibliográficos.

Oviedo (Asturias), 1971. Licenciada en Derecho.
Finalista del III Certamen Umbral De La Poesía de Valladolid 2016.
Finalista del II Premio Internacional de Poesía Jovellanos 2015.
Finalista del II Certamen Umbral De La Poesía de Valladolid 2015.
Sus versos se incluyen en la antología “Poemarte. El reto de Caliope” (Editorial Poesía Eres Tú. 2016), así como en las revistas literarias “Anáfora”, “Estación Poesía” y “Maremágnum”; y en otras publicaciones digitales dedicadas al género poético.
También colabora en otras revistas literarias como Zoque, con poemas y relatos.
Publica habitualmente sus microrrelatos, poemas y aforismos en el blog:
www.letricidiospremeditados.blogspot.com
POEMAS:

CERTEZA

Que los muertos están vivos
(o viceversa)
ni lo dudes.

Teclean quinientas pulsaciones por minuto
en oficinas,
esperan pacientes en la cola
del paro,
calculan números imposibles para pagarse
la hipoteca,
se desprenden de su dignidad en el despacho
de un banco…
(aparte de otras cosas más propias de seres grises
y carne mortecina)

Que los muertos están vivos
(o viceversa)
no lo dudo.

Nacemos,
y ya nos cambian la placenta por mortaja.

(Poema finalista en el II Certamen Umbral De La Poesía de Valladolid 2015)
—————————————————

INVÍTAME A UN CAFÉ

Invítame a un café
con leche,
con sol
o con lluvia.
Da igual.

Invítame a un café
con… tigo,
con tus labios,
con tu risa.

Molido
de caricias,
cargado
de avidez…
pero sin prisa.

Invítame a un café
caliente de deseo,
humeante de seducción,
con ese aroma tuyo,
que despierta
mi sexo sentido.

Invítame a un café.
Desvélate conmigo.

Déjate
tomar a sorbos…

Y si quieres
azúcar,
está aquí
-en polvo-
Sobre mi piel.

————————————

LASTRE

A qué tanto ardor frío desdeñado
en las esquinas de la casa, debajo
de los muebles,
pegado- como polvo- a las estanterías.
A qué tanta pelusa que no era más
que una maraña de celos rodando
por el suelo,
tanta promesa sojuzgada que escapaba
por la campana de los malos humos.
A qué tantos “tequieros” enmarcados
-como trofeos-
en las paredes de este cuarto,
tantas miradas de reojo a un escote
cada vez más recatado,
tanta mentira edulcorada en los cafés
de la mañana.
A qué tanto compartir paraguas
cuando arreciaba la lluvia,
si lo único que queríamos era mojarnos
tomando la decisión definitiva
-aunque fuera equivocada-

A qué tanto esto y aquello y lo de más allá,
si más allá no había nada…
si de tanto llamarlo Amor nos lo creímos
y ahora no sabemos distinguir
las copias malas.

Y más tarde, soltar lastre.
Siempre más tarde…

(Poema finalista en el III Certamen Umbral de la Poesía de Valladolid 2010)
————————————————-

MIS POEMAS TIENEN OJOS

Mis poemas tienen ojos
y me miran,
lloran,
cada lágrima derrama
letras mojadas en sal
que resbalan de verso
en verso.

Mis poemas tienen ojos
y me miran,
tristes,
prisioneros de las hojas
en que los hallo,
encadenados unos
a otros por corchetes
y puntos suspensivos…

[Se hacen viejos,
se arrugan,
se encorvan en cada
estrofa,
se van muriendo
entre líneas]

Mis poemas tienen ojos
y me miran,
silentes,
aunque por dentro
yo- lo que siento-
es que me gritan.

——————————————–

SE YERGUE LA FLOR

Se yergue la flor entre la maleza,
sostenida por su tallo
que enreda la mala hierba.
Ajena a toda amenaza,
despliega sus pétalos
como brazos que desperezan
al quebrar albores.
Espontánea, sencilla y
aparentemente frágil,
no pretende ser más que
ella misma;
no, ni siquiera ella misma…
nada.

Mas, no son tanto su belleza -que resalta
por encima de espinos y zarzales-
como la candidez de sus días efímeros
-en este presente ya casi pasado-
sus especiales atributos.
Lo que me conmina a mirarla,
a contemplar -aunque sea un momento-
tanta delicadeza
es, sobre todo,
esa incertidumbre de no saber
si ella estará ahí mañana…
si estaré yo, siquiera.

(Poemarte. El reto de Calíope. Editorial Poesía Eres Tú. 2016)

—————————————-
SUEÑOS VERBALES

He soñado un sueño esdrújulo:
ingrávido, cálido, erótico…
Era grave, por ser
contigo.
Y agudo, por ser
tabú.
Y a pesar de tu
elevación y tu redondez,
te he soñado en llano.

Luego, al despertarme,
he sentido desilusión
en pretérito perfecto
porque,
aunque había puesto
mi acento en
“Quédate”,
todo es indicativo de que
Tú,
eres sílaba libre
que no acepta imperativos;
y de que lo nuestro,
fuera de este sueño,
no tiene futuro.

(Nº 3, Revista Anáfora)

SANDRA POETA LOGROÑO