Orgullosos y comprometidos con los mineros de Atacama

Columna de Opinión

 

Orgullosos y comprometidos con los mineros de Atacama

Por Javier Castillo Julio, Presidente del Consejo Regional de Atacama

Antes de la llegada de los españoles a nuestro país, ya se registraba actividad minera en el territorio. Así lo confirman los historiadores con pruebas contundentes que explican que, los primeros habitantes del norte de Chile realizaban extracción de preciosos minerales entre vetas halladas en socavones o piques. Es, entonces, la minería la actividad productiva de mayor permanencia a lo largo del tiempo.

Por eso, celebrar el Día Nacional del Minero, el 10 de agosto, es saber reconocer el sacrificio y tesón de hombres y mujeres de nuestro país y, principalmente, de la región de Atacama, quienes con su labor permiten mantener vivo el quehacer de pirquineros y pequeños mineros que siguen empoderados y comprometidos con su trabajo, siendo sin duda Patrimonio Histórico Vivo.

Los riesgos de esta actividad no están ausentes, ni en la minería a menor escala, ni en la de gran escala. Es allí donde, pareciera perder valor la sabiduría de nuestros mineros pirquineros y toda su sapiencia es cuestionada, llevada a tecnicismos y burocracia que en nada ayudan a la circulación económica local y sobre todo a la generación de empleo.

Como representante del Consejo Regional de Atacama, expreso el profundo reconocimiento a la labor que cumplen los mineros en la zona. En forma unánime, los 14 Consejeros y Consejeras, hemos aprobado este 2019 y de forma histórica para la región, importantes recursos solicitados por la Seremía de Minería, mediante el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), con el propósito de concretar programas de apoyo técnico y entrega de maquinarias tanto para proyectos individuales como colectivos, de sindicatos y asociaciones mineras que lo requieren.

Sabemos de los sacrificios de este sector productivo, pero también de su importancia. En zonas apartadas, de nuestra región, la actividad minera juega un papel fundamental en localidades como Incahuasi, Domeyko o Inca de Oro, que subsisten gracias al flujo económico que otorga la minería.

Atacama es una región esencialmente minera. La minería por muchos años ha sido la columna vertebral del crecimiento y desarrollo de las comunidades, por eso invito a sentirnos orgullosos y comprometidos con nuestros mineros, porque ellos no sólo son parte de la principal actividad productiva de la región y el país; sino también son parte de la historia, de la cultura, del turismo y, de la idiosincrasia de nuestros pueblos. A nombre del CORE Atacama, saludamos a los mineros y a las familias mineras de las Provincias de Huasco, Copiapó y Chañaral en su día, con el respeto y admiración que se merecen cada uno de ellos.