Trabajadores y trabajadoras del Colegio San Agustín de Atacama harán efectiva la huelga legal

Spread the love

          C  o  m  u  n  i  c  a  d  o

Este martes 2 de junio, cincuenta trabajadores y trabajadoras del Colegio San
Agustín de Atacama harán efectiva la huelga legal luego de no lograr acuerdo con el sostenedor, Corporación Educacional San Agustín de Atacama, en el proceso de negociación colectiva iniciado en el mes de abril del año en curso.

Hace unos días tuvo lugar la mediación obligatoria ante la Inspección del Trabajo sin resultado positivo siendo el reajuste salarial de cargo del empleador el punto de la discordia.

La Presidenta del Sindicato, María Teresa Ayala, informó que en cumplimiento con la ley laboral se presentó el proyecto de negociación colectiva dentro de los plazo legales, pero se solicitó al empleador aplazar el proceso de negociación colectiva en atención al riesgo de sostener reuniones
directas en situación de pandemia por el COVID-19, obteniendo una respuesta negativa que los llevó a “negociar” por videoconferencia alcanzando a sostener sólo dos reuniones de esta naturaleza.

Posteriormente, recibieron la última oferta del empleador que los colocó en la obligación legal de realizar una asamblea donde los socios y socias del Sindicato debieron concurrir hasta las dependencias del colegio para realizar la votación correspondiente, luego que nuevamente el sostenedor se negara a postergar la votación.

La huelga fue aprobada prácticamente por unanimidad y solamente un voto en blanco, oportunidad en que la organización sindical solicitó la mediación obligatoria de la autoridad del trabajo. En una semana los dirigentes pusieron sobre la mesa demandas mínimas y cuestionaron la eliminación del reajuste de remuneraciones por parte del empleador que históricamente se había otorgado.

El rol nefasto de la gerencia del sostenedor que se mostró reacio a la mediación obligatoria como mecanismo alternativo a la huelga para solucionar el conflicto laboral, jugó a amedrentar, desgastar y negar nuevas propuestas que hicieran prosperar un acuerdo mutuo.

Por la otra parte, los dirigentes del Sindicato se mostraron siempre dispuestos a negociar a pesar de las condiciones impuestas por el empleador, reduciendo sus expectativas de mejores condiciones de trabajo y remuneración, siendo proactivos en proponer formas de superar los puntos
críticos en discordia.

Todo esto llevó a que la asamblea sindical rechazara el planteamiento del empleador durante el proceso de mediación que no aseguraba con cargo a su patrimonio un reajuste mínimo de las remuneraciones y mantuvieron por tanto su decisión de hacer efectiva la huelga.

La Presidenta del Sindicato valoró la unidad al interior de la organización sindical, el respaldo al directorio y la voluntad de luchar por los derechos mínimos como el incremento real de sus salarios en un período de incertidumbre económica y frenar las condiciones paupérrimas que quiere imponer el empleador.

Desde la organización sindical manifestaron sus disculpas y solicitaron comprensión a la comunidad educativa, especialmente estudiantes, padres y apoderados, por ejercer su derecho a la huelga legal ante el fracaso de las negociaciones con el sostenedor del colegio y a pesar de la disposición de los docentes y asistentes de educación sindicalizados para buscar vías de solución que no contaron con la acogida esperada por parte del empleador, pero que insistirán para concluir satisfactoriamente este difícil trance pensando en sus estudiantes que han visto interrumpido el proceso de enseñanza aprendizaje por la actual emergencia sanitaria, agravada por la intransigencia del sostenedor frente a la natural demanda de exigir una mejora de las condiciones de trabajo y de remuneraciones.