“SUBSIDIARIDAD, CORONAVIRUS Y LA CRISIS DEL MODELO”.

Columna de opinión

Por: Jaime Carvajal G, Secretario Regional PR Atacama.

PREFACIO

Ecos de la desesperación por comida en la comuna del Bosque, sensación de expectación y nerviosismo ante un inminente colapso del sistema de salud en Chilelecciones no aprendidas de quienes nos precedieron, los países como Italia, España, Suecia en el viejo continente y Ecuador en Latinoamérica entre otros casos alrededor del planeta, estado de sitio o excepción donde los militares se pasean con armamento bélicoventiladores mecánicos que nunca llegaron, realizando ninguna función incidente800 mil nuevos cesantes ante la ley de protección del empleo, macroempresas pidiendo medidas de salvataje al estado, al cual vapulearon con décadas, con la máxima del libre mercado, recursos traspasados a la banca privada para que a las pymes se les aplique el interés compuestopostergación del plebiscito, Circo de enajenación con matinales ocultando con risas la verdadera magnitud de lo que pasafalsa solidaridad de quienes crearon éste modelo de desigualdad en los 80, gente acomodada tratando de hacer alarde de sus privilegios, desobedeciendo las medidas de minimizar desplazamientos (Balnearos  por ejemplo), gobierno comercial hablando de la nueva normalidad, de abrir los mall, de invitar a los amigos (as) a tomar café, de juntarse alrededor de una empanada con cerveza como le gusta decir a Mañalich, el mismo que hablaba del virus que devenía en buena persona, Cambio de Ministro entra Paris,Funeral de  Bernardino Piñera nadie respeta los protocolos, Propuesta del Ejecutivo para la clase media “Créditos Blandos”, Proyecto de Ley retiro del 10%  de las AFP, el listado es inmenso“catarsis muy fácil de realizar” ….

 

FUNDAMENTO

El Collage del párrafo anterior acerca de los sucesos acontecidos (me faltaron muchos), es para enumerar de manera ejemplificadora, múltiples factores que tienen como punto convergente, la crisis que está ocurriendo con especial atención en Chile, puesto que esa crisis no es únicamente sanitaria, la pandemia es un catalizador que induce a efectos no deseados, pero el problema de fondo es verdaderamente la crisis del modelo neoliberal, la profunda desigualdad que ha generado, la reducción del estado a un punto donde su participación en las relaciones económicas y su rol fiscalizador, se ha contraído a su mínima expresión, la subsidiaridad conectado directamente con lo anterior, genera un ambiente donde el privado con prioridad para invertir, está en desmedro de la participación estatal, pues sólo entra en aquellas actividades que la iniciativa de mercado no puede realizar. Se suma a todo esto un gobierno de avarientos, mentirosos y déspotas, que no escuchan, que no dialogan, que no pasan por únicamente, la toma de malas decisiones, su problema es ideológico y que se reduce simplemente a una frase “antes que la vida humana, está proteger la economía” , como dice la canción de SKA-P “sacrificados en los altares del Capital”, no quiero sonar jacobino, pero el equilibrio se perdió hace mucho rato, cuando dejó de importar la participación colectiva, por y para el colectivo ciudadano y se fortaleció sólo lo que diera como resultante “utilidades» para privados sin mirada republicana.

El 14 de Octubre 2019, nos dejó cientos de aprendizajes, relacionados intrínsecamente con el modelito de los niños de CHICAGO y su impacto negativo en la calidad de vida que estamos llevando los que vivimos en éste país.

El gobierno defendiendo los privilegios del Barrio Alto, de las 10 familias, del gran empresariado, de una manera absolutamente explicita, la nula fiscalización no solo a la movilidad con oportuna atención (en las primeras semanas cuando comenzaron los brotes de Covid), sino además la nula fiscalización sobre las bandas de precios en las distintas áreas o sectores de mercado (sobre todo en los productos más esenciales), fuera de lo anterior, la ocultación de datos con veracidad, dio como resultado una distribución de información errónea sobre la expansión de la pandemia en Chile (decantó en una corrección de datos, de manera escandalosa luego de que ciudadanos independientes investigaran contradicciones en la información oficial entregada por éste gobierno), en lo que respecta a las medidas para la clase media, esencialmente se concentraron en lo que Piñera le llamó “Créditos Blandos”, continuando con la lógica mercantil, proponiendo futuras deudas para las familias con necesidades ahora, conjunto a lo anterior está la protección del empleo “mera excusa para proteger al empresario y estar en desmedro de los trabajadores”.

El problema de fondo es siempre el mismo, un estado donde las garantías mínimas no existen, porque así fue redactado por Jaime Guzmán y toda esa fronda aristocrática patente hasta hoy en día, el estado Chileno después de que sus industrias fueron jibarizadas en la década del 80,sumado a la profundización del neoliberalismo en los años venideros, no tiene la capacidad de proyección para sacarnos del subdesarrollo y garantizar derechos inalienables como debería ser, salud, vivienda y educación, la constitución de Pinochet y la oligarquía Chilena, amarra todo intento de leyes a favor de satisfacer las necesidades ciudadanas, con un tribunal supremo defensor del modelo, tan acérrimamente como Piñera y su sector.

Esta crisis sanitaria a reflotado la precariedad en la que se encuentra la ciudadanía, si bien es cierto que el flagelo de ésta enfermedad, causó profundos estragos en todo el mundo, no es menos cierto que en Chile, la enorme brecha de desigualdad a generado padecimientos más acentuados, tal como la incapacidad de pagar los arriendos, el hambre , la cesantía y un larga lista de penurias, puesto que como dijimos anteriormente el trabajador está desvalido, ante un gobierno que le da todas las herramientas al empleador de poder prescindir de su mano de obra.

Es imperativo cambiar la constitución, que lo único que garantiza es el privilegio de los pocos de siempre y su expresión económica encarnada por el neoliberalismo, como dice el economista del banco mundial (Branko Milanovic), “Los más ricos de Chile ganan como los más ricos de Alemania y los más pobres como en Mongolia”.
#APrueboNuevaConstitución #ConvenciónConstituyente.