La distancia entre lo que soy.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

El presente, pasado…. ¿Quién sabe?

La distancia entre lo que soy
y lo que represento
se encuentra nublada por algo que desconozco
como una sensación de ahogo inminente
un hipócrita engañado por sí mismo.

El error favorece al conocimiento, pero no a la vergüenza.

Desde una sala de clases… en plena tragedia.
Preguntar es favorecer el conocimiento.
Equivocarse es más amplio que la respuesta siempre correcta.
El ensayo favorece la distensión de la imaginación.
¿Qué nos detiene?, dejemos a la vergüenza relegada en su propio calabozo.
Nadie posee el conocimiento más veraz de todo.
Entonces, preguntad, sin miramientos… hasta que una insoslayable respuesta
los invite a continuar.
soy yo a quien más agrado me causo, cuando me equivoco.

El génesis de la humanidad

Alojada en la garganta del pecado
descendió la serpiente
como un animal que cazaba su propio pecado.
ante la luz del conocimiento
Tanto hombre como mujer
encendieron su propia luz con la aceptación
¿qué vemos sin la luz de Dios? ¡Se preguntaron!
y se vieron a sí mismos… como respuesta

La aurora del Demiurgo

Cuando todas las marcas
de publicidad desaparecieron
con el neuromarketing incluido
y con ello, los valles se adornaron de silencio…
Sócrates… entonces, susurró:
“No mirar y no sentir,
Son dos buenas razones
para comenzar a pensar”.