Oscar Ovidio Aguirre Guiroux Alcalde de Copiapó, escritor y poeta

Compartir:Share on FacebookTweet about this on Twitter

 Por Vidal Naveas Droguett


received_1844717738878317

La historia de Atacama está compuesta de hechos y personas, desafortunadamente no todos los hechos pueden entrar en la historia, por diferentes razones: Por infortunio, por decisiones políticas o por omisión.
Lo que no podemos dejar de omitir son las personas – independientemente de si hizo o no un buen cometido – eso queda grabado en la memoria colectiva.
Hoy me toca hablar de un personaje que no está grabado en el escenario histórico de Copiapó, pese a haber contribuido con su granito de arena a la memoria comunal.
Por tanto, hablaremos de Ovidio Aguirre.
¿No le suena?… ¡Claro, porque no está en Wikipedia! Sin embargo se trata de un gran contribuyente a la historia de Copiapó y como mi tarea es relevar a su gente, construir sus biografías; pues aquí tenemos a “Don Ovidio”, como era conocido entre sus pares y familia.received_1844718345544923
Fue alcalde de Copiapó entre el año 1941 y 1943 – de buen cometido – según crónicas de los diarios de la época. Antecedió a don Oscar Letelier y le precedió don Humberto Rivera Medina.received_1844719165544841
Entre sus logros, cuando estuvo a cargo de la alcaldía, sus obras mayores fueron la recuperación de los espacios públicos de la comunidad.
Es así que, recuperó el ex Parque del Buen Retiro, el cual estaba convertido en un basural y delimitado con y alambres.
Se llamó entonces El Parque de los Estudiantes, en una clara invitación a que los educandos tuvieran un espacio libre y sin contaminación para el estudio de sus tareas.
Junto a la plantación de árboles y jardines, se erigió un pedestal de mármol cuya finalización era un libro abierto. Todo tenía que lucir bien, pues se construía a la vez el Estadio Fiscal de Fútbol, el cual terminó llamándose Luis Valenzuela Hermosilla.received_1844719572211467
Años después, al finalizar la década de los sesenta, al parque le agregaron el nombre de Salvador Reyes Figueroa, en homenaje a nuestro único Premio Nacional de Literatura.
Ese paseo se llama hoy Parque René Schneider, nombre que adquirió con la muerte del general militar en Santiago.received_1844720018878089
En marzo de 2017 fue reinaugurado por el alcalde Marcos López Rivera, al quedar totalmente destruido con el aluvión del 25 de marzo de 2015.
Don Ovidio Aguirre Guiroux, no estuvo ajeno a los problemas políticos que le presentaron sus adversarios políticos durante su administración edilicia. Fue un pertinaz correligionario del Partido Radical, tal como su padre. Presidió innumerables veces las asambleas del partido copiapino.
Durante su vida se hizo parte de la cultura copiapina, cultivó las letras pues era un asiduo lector de poesía, escribía cuentos y leyendas. Sus publicaciones se han extraviado en el tiempo, pero no su pensamiento, como este verso que su familia atesora celosamente:

Noble tierra de Atacama,
de grandeza sin igual,
que escribió páginas de oro,
en la historia nacional.
Noble tierra de Atacama,
de abolengo sin par;
por tu futuro grandioso,
todos debemos brindar.received_1844720228878068

La antigua casa donde vivió don Ovidio se incendió en diciembre del año 2014.
En el año 1954 fue director de una revista literaria a la que el mismo bautizó como “Tremolín” (algo así como agitador de banderas).
Llegó a ser secretario de la “Sociedad de los 12 Amigos” grupo de actividades culturales y sociales, los editores de la revista.received_1844721068877984
Nació en Copiapó, el 6 de abril de 1900. Estudió en el internado en el Liceo de Hombres de Copiapó, mientras su familia vivía en Chañaral, estudió luego en la Escuela Práctica de Minería, donde obtuvo su Certificación como Ingeniero Práctico de Minas.
Trabajó en el laboratorio de la Oficina Aturo Prat. Allí conoció a la que sería su esposa doña Fresia Ernestina Moreno Rozas, notable educadora copiapina, (hizo clases en la Escuela Mackenna de Copiapó y en la Escuela de la Oficina Salitrera Arturo Prat).
El ingeniero Practico de Minas, don Ovidio Aguirre, según certificación lograda en Octubre de 1919 y entregada por el Rector Guillermo Amenábar y su esposa, la profesora normalista, fueron los padres de tres hijos: Ovidio Eduardo, Fresia y Nilda.
De ellos proviene una numerosa familia dedicada mayormente a la minería y la industria atacameña.
Fueron sus padres, don Eduardo Rey Aguirre Orrego y doña Adelisa Guiroux Ortega.received_1844720805544677
Falleció a los 63 años de edad, el 1 de agosto de 1963. Fue sepultado en el Mausoleo de la Familia en el Cementerio Municipal de Copiapó.
Su deceso produjo hondo pesar en la comunidad copiapina, quienes le acompañaron hasta su última morada, antecediendo honrosos homenajes.received_1844720512211373

En las fotos:
Ovidio Aguirre recibiendo al Presidente de Chile, don Juan Antonio Ríos.
Llegando a la Plaza de Armas de Copiapó, junto al presidente.
Junto a su cuerpo de Regidores Municipales, a su derecha don Humberto Rivera Medina, quien posteriormente sería alcalde de Copiapó.
Revista Trebolin
Familia del alcalde, sus padres, esposa e hijos.
Junto a integrantes del Cuerpo de Carabineros de Chile